Otros estudios más recientes rebajan la cifra de insectos por descubrir a entre 6 y 10 millones de especies. Los insectos no solo presentan una gran diversidad, sino que también son increíblemente abundantes. Se estima que la simplicidad del primer millon pdf 200 millones de insectos por cada ser humano.

Esquema de un coleóptero en vista dorsal para mostrar la morfología externa de un insecto. La forma de la cabeza varía considerablemente entre los insectos para dar espacio a los órganos sensoriales y a las piezas bucales. La parte externa endurecida o esclerosada de la cabeza se llama cráneo. Típicamente hay una sutura en forma de “Y” invertida, extendiéndose a lo largo de la parte dorsal y anterior de la cabeza, bifurcándose por encima del ocelo para formar dos suturas divergentes, las cuales se extienden hacia abajo en los lados anteriores de la cabeza. Por otra parte, la cabeza de los insectos está constituida de una región preoral y de una región postoral.

La región preoral contiene los ojos compuestos, ocelos, antenas y áreas faciales, incluido el labio superior, y la parte postoral contiene las mandíbulas, las maxilas y los labios. Ojos compuestos de un odonato. Se presentan en número par en los insectos adultos y la mayoría de las larvas. El cometido de las antenas es eminentemente sensorial, desempeñando varias funciones. Están formadas por tres partes, siendo las dos primeras únicas y uniarticuladas y la tercera comprende un número variable de antenómeros y se denominan respectivamente: escapo, pedicelo y flagelo o funículo. Son dos piezas simples, dispuestas lateralmente bajo el labio superior, articuladas, resistentes y esclerosadas.

Su función es masticar, triturar o lacerar los alimentos. En número de dos, están situadas detrás de las mandíbulas. Articuladas en la parte lateral inferior a la cabeza, son piezas auxiliares durante la alimentación. La hipofaringe es una estructura saliente, localizada sobre el mentón con función gustativa. Se asemeja a la lengua. Aquí se citan los tipos más diferenciados e interesantes, escogidos para ilustrar las diversas formas adoptadas por partes homólogas, y los diferentes usos a que pueden ser aplicadas.

Existen muchos otros tipos, gran cantidad de los cuales representan estados intermedios entre algunos de los aquí citados. En este tipo de aparato bucal los apéndices son esencialmente las mandíbulas, las maxilas y el labio. Las mandíbulas cortan y trituran los alimentos sólidos y las maxilas y el labio los empujan hacia el esófago. Este punto de vista se sustenta en dos clases de pruebas importantes. A: tipo masticador, B: tipo cortador-chupador, C: en espiritrompa, D: tipo picador-suctor. La hipo y la epifaringe se ajustan para formar un tubo a través del cual la sangre es aspirada hacia el esófago.